La necesidad de soluciones cada vez más sostenibles por parte de los consumidores y la decisión de FITT de hacer de la sostenibilidad una ventaja competitiva han llevado a la empresa de Vicenza a comenzar una ruta con el objetivo de obtener una etiqueta medioambiental de tipo voluntario para FITT Bluforce y FITT Bluforce RJ, las tuberías para redes de agua de PVC-A.
Actualmente las etiquetas medioambientales disponibles en el mercado son numerosas: algunas de ellas declaran la atención de una empresa al medioambiente y el compromiso de reducir el impacto medioambiental que los procesos productivos provocan en este.
Muchas de estas etiquetas suponen solo un lavado de cara ecológico, esto es, son cajas vacías, pensadas para construir una imagen falsamente positiva de una empresa desde el punto de vista del impacto medioambiental o para distraer la atención de la opinión pública ante los efectos negativos para el medioambiente debido a las propias actividades o productos.
Sin embargo, también están disponibles etiquetas medioambientales basadas en un enfoque científico, cuantificable y regulado por normas precisas que permiten medir lo que hace la empresa y los rendimientos en términos de sostenibilidad de sus productos: las declaraciones medioambientales de producto (Declaración Medioambiental de Producto - EPD, por sus siglas en inglés). 
Y es justamente el enfoque científico y cuantificable el que FITT ha seguido para dos productos de referencia en el sector de las redes de agua a presión: FITT Bluforce y FITT Bluforce RJ, el primer sistema de tuberías para redes de agua de PVC-A certificado EPD en Europa, según las normas ISO 14025 y EN 15804.

Como todas las declaraciones ambientales de producto que se basan en una evaluación del ciclo de vida (LCA por sus siglas en inglés) realizada según las reglas y requisitos definidos en las PCR (Product Category Rules) analizadas y compartidas entre los diferentes partícipes - para que se puedan comparar los datos y la información relativa a una determinada categoría de mercancías, también la de  FITT Bluforce y FITT Bluforce RJ ha seguido el mismo procedimiento.

El punto de partida para cada LCA es una base de datos: dado que los conductos de FITT se incluyen en la PCR de los materiales de construcción según la norma europea UNI EN 15804:2012, el primer semestre de 2019 se ha dedicado a un proceso de recopilación y análisis de los datos medioambientales que ha durado varios meses. Para garantizar una elevada calidad de los datos obtenidos, las actividades de búsqueda y recopilación de información se han ampliado también a los principales proveedores de las materias primas utilizadas en la producción de FITT Bluforce y de FITT Bluforce RJ.
Posteriormente, de la recopilación de datos se ha pasado al análisis de estos mediante LCA, un instrumento que se puede aplicar a todos los productos o servicios, y que permite una visión holística de los potenciales impactos medioambientales asociados a un producto, proceso o actividad humana, desde la extracción de las materias primas hasta la gestión del final de vida. Se trata de un enfoque holístico que evita desplazar el problema de una fase o categoría a otra y tiene en cuenta toda la hilera.

​La información medioambiental obtenida mediante LCA se ha transferido a la declaración medioambiental de producto que, después de ser comprobada por SGS Italia, ente tercero independiente y acreditado, se ha publicado en la página de Environdec, el Operador de programa internacional elegido por FITT.

Los Operadores de programa son sujetos que promueven el desarrollo de las reglas PCR, coordinan la publicación de estas y redactan las relativas certificaciones medioambientales.

La declaración medioambiental del sistema FITT Bluforce garantiza el carné de identidad medioambiental y mide de manera objetiva los rendimientos de la empresa en términos de sostenibilidad. Una certificación voluntaria que FITT ha obtenido en primer lugar para las tuberías de PVC-A, y que se añade a las certificaciones obligatorias ya conseguidas para los conductos FITT Bluforce y FITT Bluforce RJ para la toma de agua destinada a consumo humano.

Una etiqueta medioambiental que facilita la comunicación entre el fabricante– FITT – y los diversos interlocutores – entes, gestores de servicios de agua, empresas de la construcción – y que tiene un papel importante también en los procedimientos de compra en el sector público: los criterios medioambientales previstos en las etiquetas medioambientales de productos contribuyen de manera activa a la adjudicación de las licitaciones.

Una decisión, la de FITT, voluntaria y transparente, basada en datos científicos, mensurables y certificados, que subraya el compromiso y el sentido de responsabilidad que la empresa alberga para con su territorio, los consumidores y sus partícipes. Un punto de partida objetivo a partir del cual establecer directrices de diseño ecológico para crear generaciones de productos cada vez más verdes y eficientes.