Los principios éticos generales y las reglas de conducta que la Empresa y las Personas de FITT aceptan, comparten y apoyan

Después del recorrido de recogida y concreción de los valores de la empresa, en el que se han elegido 5 – Respect, Responsibility, Think Positive, Be Brave y Teamwork – realizado con la participación de 500 colaboradores, mediante un proceso compartido de abajo hacia arriba, siguiendo el lema de una verdadera cultura participativa, hemos sentido la necesidad de formalizar los valores en los que nos reconocemos, de manera que cada vez que tengamos que tomar una decisión, recordemos claramente que no solo están en juego nuestros intereses, derechos y deberes, sino también los de los otros.

Nace así nuestro Código Ético, que recoge los principios éticos generales y las reglas de conducta que la Empresa y las Personas de FITT aceptan, comparten y apoyan ante los diferentes partícipes para constituir y mantener relaciones de elevado nivel a largo plazo con todas las partes interesadas.

Nuestro Código Ético no es solo una implementación del Decreto Legislativo 231/2001, sino que para Nosotros es un instrumento de responsabilidad social de empresa y un vehículo para aprovechar nuevas oportunidades de crecimiento.

Al aplicar nuestro Código Ético a nuestro trabajo diario, nosotros en FITT, sin distinciones o excepciones, uniformamos nuestras acciones y nuestros comportamientos con los principios y los contenidos del Código, asegurando un crecimiento sostenible y difundiendo una verdadera cultura de la responsabilidad y la integridad.

Los destinatarios de nuestro Código Ético son los Administradores, los Gestores de cuentas, los Dirigentes y los Colaboradores de FITT así como todos los que, directa o indirectamente, de manera estable o temporal, instauran con FITT vínculos y relaciones, cada uno en el ámbito de sus funciones y responsabilidades.

Estos vínculos deben establecerse en un contexto ético, de protección de la persona, de respeto y apertura al diálogo, de integridad y transparencia, en el respeto de la competencia leal, de la seguridad y salud en los lugares de trabajo y de la protección del medio ambiente.

Como expresión de un sistema de valores compartido, el Código Ético orienta e ilumina nuestro pensamiento estratégico, la elección de nuestros comportamientos y la valoración de los de las otras personas, y consigue unir la esfera moral con la de gestión, las responsabilidades individuales y las de la empresa, la esfera personal y la colectiva.